Thursday, June 11, 2009

Hola a todos.

Nuevamente dejé de actualizar este sitio por mucho tiempo y, como siempre, tengo una razón:

No sabía como escribir este post.

Le di muchas vueltas, lo pensé arriba y abajo y finalmente decidí sentarme e improvisar; este tipo de cosas es mejor no planearlas ¿no?

Despues de todo ¿quien planea su propia despedida?

De un tiempo hacia acá me veo con cada vez menos tiempoy menos ganas de actualizar el sitio; tengo otros proyectos que cuidar, un trabajo que hacer y una vida que no necesita una carga extra; ya hace una temporada que me planteaba cerrar este sitio que me ha traído muchos buenos momentos, muchas risas y muchas satisfacciones.

Pero no podía, no es solo que le tenga mucho cariño y no quisiera abandonarlo, es que retirarme y dejar que los detractores ganaran la discusión -sabiendo que la razón está de mi parte- no era algo que pudiera obligarme a hacer.

Pero ya no tengo que preocuparme de eso, con los años han aparecido (y desaparecido) sitios similares a este; solo puedo desearles que se diviertan tanto como yo lo hice y sepan dar lo peor de si en pro de la comedia.


Ahora, un par de mensajes.

Primero, las disculpas:

Hubo en toda la trayectoria de Cosplay Feo dos críticas que me arrepentí de subir, el primero de una cosplayer anónima, disfrazada de Felicia; el traje era horrible, la gravedad hacía horripilancias con su carne y su rostro no era agraciado, pero ni ella ni nadie merece el trato que le dispensé; solo diré que tuve un pésimo, horrible día y esa foto fue mi valvula de escape, nunca sucedió de nuevo y quien quiera que ella sea, si lee esto, que sepa que lo siento.

La otra es la controversial y debatida foto de Ale-Chan que adorna por ahí el sitio; que nadie se confunda, creo que es una cosplayer regular tirandole a muy normalita, sin embargo el sitio no es para eso, sino para aberraciones, monstruosidades y feos.
La explicación, en la mejor época del sitio recibía muchisimas críticas por correo y trataba de publicar todo lo posible, tenía la esperanza de que el sitio se volviera una especie de comunidad autosustentable y en un momento de falta de criterio subí esa crítica; si sirve de algo, eso me probó que un sitio de esta índole no podría ser jamás manejado como comunidad y terminaría convertido en un lavadero de vecindad, lleno de rencores, venganzas, dimes y diretes que yo en toda mi omnipotencia no deseaba (ni deseo) moderar.

Y con eso termino el recorrido de las disculpas.

Finalmente quisiera contarles una historia, algo personal, lo que me llevo del sitio, de la experiencia.

Cuando comencé con esto lo hice en un ánimo puramente cómico, quería escribir críticas de algo y dado que el cosplay, el anime, manga y la cultura japonesa en general tenían una fuerte influencia en mi vida me decanté por lo primero. Y es que en las convenciones nunca faltan esos que te dicen "que chingón te quedó el traje" o "estás clavado al personaje" y en cuanto se alejan diez pasos su opinión cambia drasticamente a "que jodido" e inclusive (caso real) "vieja puta".

¿Porqué?

Porque así somos, esas personas somos tú y yo, tu amigo que te acompañó, esa chava a la que le caes mal, ese que teme herir tus sentimientos o aquel que desea hacerlo sin que sepas que fue él.

En muchos casos descubrí la doble moral de las personas, gente que me pasó montones de fotos, que me urgía a criticar a otros, pero me pedían que guardara su anonimato; personas a quienes no les gustaba lo que yo hacía pero no se perdían una actualización, todos aquellos que solo protestaron cuando mi dedo los señaló a ellos pero rieron cuando no lo hacía.

Tú y yo, nuevamente, nosotros, todos.

Así que, por ahora, esto es todo, hay vida mas allá del Internet, yo me retiro esperando volver con alguna otra cosa y mientras tanto.

Adios, y gracias.